Facebook Twitter Youtube
PYEONGCHANG 2018 OLIMPISMO

PyeongChang albergó con éxito segundos Juegos en Corea después de los de Seúl


Martes, 27 Febrero 2018 09:51

Adrian R. Huber,Seúl, 27 feb (EFE).- PyeongChang, donde el domingo se clausuró la vigésima tercera edición de los Juegos de invierno, albergó con éxito organizativo y deportivo la que fue la segunda cita olímpica en Corea del Sur, que hace exactamente treinta años, en 1988, había organizado los de verano en su capital, Seúl.,PyeongChang y sus alrededores fueron durante las pasadas semanas, el epicentro del deporte invernal mundial. En unos Juegos que, auspiciaron -o, al menos, escenificaron- la

Adrian R. Huber

Seúl, 27 feb .- PyeongChang, donde el domingo se clausuró la vigésima tercera edición de los Juegos de invierno, albergó con éxito organizativo y deportivo la que fue la segunda cita olímpica en Corea del Sur, que hace exactamente treinta años, en 1988, había organizado los de verano en su capital, Seúl.

PyeongChang y sus alrededores fueron durante las pasadas semanas, el epicentro del deporte invernal mundial. En unos Juegos que, auspiciaron -o, al menos, escenificaron- la distensión entre el Norte y el Sur de una península a la que un brutal conflicto a mediados del siglo pasado dividió en dos países que, técnicamente, aún están en guerra.

También quedó dividida, a raíz de esa guerra -una parte de ella pertenece ahora a Corea del Norte-, la región de Gangwon, que albergó -en las localidades y estaciones de Gangneung, Alpensia, Bogwang, Kwandong, YongPyong y Jeongseon- la competición de los terceros Juegos de invierno que se disputaron en Asia, después de los dos que tuvieron lugar en Japón: con sedes en Sapporo (1972) y Nagano (1998).

En total, son seis los Juegos que se han organizado en este continente, si añadimos a la citada de Seúl, otras dos citas veraniegas: las que organizaron Tokio, en 1964; y Pekín, en 2008.

Corea del Norte abrió estas pasadas semanas, un nuevo 'tríptico' olímpico asiático, que se prolongará dentro de dos años, con unos nuevos Juegos de verano en la capital de Japón; y se completará con la cita invernal que albergará la de China en 2022.

Marit Björgen, la gran triunfadora de los recién clausurados Juegos, no capturó los seis oros con los que la nadadora alemana Kristin Otto -ahora una de las estrellas de la televisión deportiva en su país- se convirtió, hace 30 años, en la reina de Seúl. Donde otro nadador, el estadounidense Matt Biondi, ganó siete -aunque 'sólo' cinco de oro-. Pero la fondista noruega, de 37 años, capturó medallas en las cinco pruebas que disputó; y colocó a su país, tras ganar su segundo oro en la última de las 102 disputadas -la de 30 kilómetros, clásico, con salida en masa- al frente del medallero.

Björgen mejoró a su compatriota el biatleta Ole Einar Björndalen y ya impera en solitario como plusmarquista de medallas olímpicas invernales -entre hombres y mujeres-, con un total de quince: ocho de oro, cuatro de plata y tres de bronce.

A las cinco medallas de la noruega sólo se acercaron en Corea otros tres fondistas: las suecas Charlotte Kalla y Stina Nilsson; y el ruso Alexander Bolshunov. Que ganaron cuatro.

Kalla, de 30 años, ganó el primer oro de los Juegos, en el skiatlón (por delante de Björgen), antes de ganar tres platas en los 10 kilómetros, estilo libre y en los dos relevos. Nilsson (24) logró oro en el sprint, bronce en los 30 kilómetros; y sendas platas, junto a Kalla, en los dos relevos mencionados. Bolshunov (21) no logró ningún oro, pero en sus primeros Juegos se llevó tres platas y un bronce.

Con menos medallas, pero todas de más valor, en PyeongChang destacó el francés Martin Fourcade, que escuchó tres veces La Marsellesa desde lo más alto del podio, después de ganar tres oros. Los mismos con los que abandonó Seúl en 1988 la atleta estadounidense Florence Griffith, que ganó uno menos que el gimnasta ruso Vladimir Artemov, principal contribuyente al último medallero que ganaría, con ese nombre, la extinta Unión Soviética.

Griffith, que murió diez años después, a los 39 -y cuyos récords mundiales nunca dejaron de causar sospecha-, ganó en la capital surcoreana el oro en 100 y 200 libres; y en el relevo 4x100. Y capturó plata en el 4x400.

España salió con cuatro medallas de Seúl, de ellas el oro que capturó en la clase Finn de vela José Luis Doreste. Emilio Sánchez Vicario y Sergio Casal ganaron plata en dobles de tenis. Y con bronce regresaron a casa Sergio López (en los 200 braza de natación) y Jorge Guardiola, en tiro ('skeet').

En PyeongChang, gracias a los dos bronces del patinador artístico Javier Fernández y del snowboarder Regino Hernández, se interrumpió una sequía de 26 años, desde que Blanca Fernández Ochoa capturase ese metal en esquí alpino de los Juegos de Albertville (Francia). Su hermano mayor, el inmortal 'Paquito', completa la todavía bastante exigua lista de medallistas invernales españoles, encabezándola con el oro en el eslalon que supuso el mayor bombazo de los Juegos de Sapporo.

En 30 años han cambiado mucho las cosas en todo el mundo, pero el exatleta tarraconense Cayetano Cornet es el único que participó en los dos Juegos que albergó Corea del Sur. En los de Seúl, como cuatrocentista; en éstos de PyeongChang, como jefe de misión del Comité Olímpico Español (COE).

"Cambios ha habido muchos, pero recuerdo que en los Juegos de Seúl, en la Villa Olímpica las sábanas eran de celulosa, por ejemplo", comentó a Efe en Corea del Sur Cornet, que, como buen 'capitán' de la delegación española, será el último en abandonar PyeongChang. "Se nota que el país ha avanzado muchísimo, en todos los aspectos; en tecnología es evidente que son una potencia", añadió Cayetano Cornet, que regresará a España este miércoles.

Seúl albergó unos Juegos cuya prueba más esperada fue la de 100 lisos, en la que el canadiense Ben Johnson derrotó al gran dominador de esos años, el estadounidense Carl Lewis-, al que poco después tuvo que 'devolver' el oro, por haber dado positivo, en uno de los mayores escándalos vinculados al olimpismo. Que también tuvo los suyos en PyeongChang. Antes y durante los Juegos. Vinculados siempre a Rusia; a la que no se permitió usar ni su bandera, ni su himno.

En Corea protagonizó otros dos tristes episodios, en el curling mixto y en el 'bob a 2' femenino, antes que la niña prodigio Alina Zagitova (15), en patinaje artístico; y el equipo de hockey hielo salvaran, con sendos oros, el honor del Equipo de Deportistas de Rusia que compitió en los Juegos de PyeongChang.

CLICK PARA COMENTAR

 

 
El Desmarque