Facebook Twitter Youtube
OLIMPISMO COE

El Rey ve a Barcelona 92 ejemplo de "hacer las cosas en beneficio de todos"


Martes, 13 Marzo 2018 20:59

Felipe VI ha afirmado hoy que los Juegos de 1992 fueron un ejemplo para el movimiento olímpico y para el deporte en general, pero también un modelo de "como hacer las cosas en beneficio de todos, de Barcelona, de Cataluña y del conjunto de España".

El Rey ha presidido esta tarde en Madrid la XII gala del Comité Olímpico Español (COE), en la que se ha rendido homenaje a los deportistas que subieron al podio en la histórica cita de Barcelona, en la que España sumó 22 medallas, una cifra nunca alcanzada.

Acompañado del presidente del COE, Alejandro Blanco, y del ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, el Rey se ha sumado al tributo a los medallistas de los Juegos de Barcelona, de los que el pasado año se cumplieron su 25 aniversario.

"El mundo nos miraba y, de alguna manera, nos examinaba. Lo preparamos bien y lo bordamos, ante algunas miradas atónitas", ha elogiado el Rey.

Fueron unos Juegos que, en opinión de don Felipe, representaron "un enorme salto cualitativo, tanto por el legado que dejaron para Barcelona como por la transformación radical que significaron para el deporte español".

Un ejemplo, ha proseguido, "no solo para el movimiento olímpico y el deporte en general", sino también "de cómo hacer las cosas en beneficio de todos, de Barcelona, de Cataluña y del conjunto de España" y con la que se trasladó al mundo la imagen de "un país moderno, capaz y orgulloso de sí mismo".

Por el escenario de la gala, celebrada en la sede del COE con la mascota Cobi como testigo, han ido desfilando algunas de las figuras que obtuvieron medalla -13 de oro, 7 de plata y 2 de bronce- hace un cuarto de siglo.

Entre ellos, Fermín Cacho, Antonio Peñalver, Miriam Blasco, Daniel Plaza, José Manuel Moreno, Theresa Zabell, Juan Carlos Holgado o miembros de los equipos masculino de fútbol y de waterpolo y también de las chicas del hockey hierba.

Ha habido algunas ausencias, como las tenistas Arancha Sánchez Vicario y Conchita Martínez y el nadador Martín López Zubero.

Tras recordar que tuvo el honor de ser el abanderado de España en el desfile inaugural, además de competir en vela, Felipe VI ha remarcado que Barcelona 92 dejó para él y para el resto de deportistas "recuerdos imborrables y llenos de emoción".

Ha remarcado que los Juegos de Barcelona sentaron "las bases del modelo deportivo español actual", en buena medida por la colaboración público-privada que se tradujo en el programa de becas ADO.

Ha destacado además el papel que tuvieron las deportistas, que "de comenzar como pioneras, con grandes dificultades", pasaron a estar en la primera línea del panorama mundial.

"Aún quedan barreras por superar, pero nuestras deportistas son líderes y ejemplo a seguir por el mérito que supone haber llegado hasta aquí marcando el camino con convicción, dignidad y firmeza", ha valorado.

Ante la próxima cita olímpica de Tokio en 2020 y con los Juegos del Mediterráneo de Tarragona de este verano como prólogo, don Felipe se ha mostrado convencido de que quienes acudan a estos eventos competirán con "la misma fuerza e ilusión de siempre como baluartes de España y de su deporte".

El Rey ha reivindicado "el valor de la competición honesta y conforme a las reglas", igual de importantes -ha dicho- que "el respeto y la consideración hacia los rivales".

"El respeto, la integridad, la lucha contra la intolerancia, la igualdad y el juego limpio son la base de una sociedad sana y equilibrada", ha defendido Felipe VI en su primera gala del COE desde su proclamación como rey.

La ceremonia de hoy completa los actos conmemorativos que se sucedieron el pasado año en recuerdo de Barcelona 92, como el que presidió el Rey en la capital catalana en julio con representantes de las distintas instituciones que participaron en la organización.

Alejandro Blanco ha convenido en que Barcelona 92 supuso "un salto cualitativo y cuantitativo" para el deporte español, además de ser "un ejemplo de unidad, de implicación y de simbiosis entre una ciudad, una comunidad autónoma y España en aras del bien común y del prestigio unitario".

Ya que Felipe VI fue parte del equipo olímpico, Alejandro Blanco también le ha hecho entrega del lingote de recuerdo como al resto de deportistas y como gesto de agradecimiento por el apoyo de la Familia Real al movimiento olímpico.

"Lo recibo con enorme ilusión y gratitud, al portar también un símbolo que nos une a todos", ha comentado don Felipe al rememorar su papel de abanderado.

Entre los asistentes, ha estado la infanta Pilar de Borbón, tía de Felipe VI, quien es miembro del COE.

CLICK PARA COMENTAR

 

 
El Desmarque