Facebook Twitter Youtube
PYEONGCHANG 2018 PARALÍMPICOS (Análisis)

Dos medallas y cuatro diplomas, balance del 'éxito' español


Lunes, 19 Marzo 2018 09:43

David Ramiro

PyeongChang, 19 mar .- La delegación española que ha competido en los Juegos Paralímpicos de invierno de PyeongChang (Corea del Sur) regresa con cuatro diplomas y dos medallas, unos resultados que suponen "un éxito" para el Comité Paralímpico Español.

Jon Santacana y su guía Miguel Galindo han disputado en PyeongChang sus cuartos y últimos Juegos juntos. Su palmarés, que ya incluía cinco medallas, lo han ampliado con una plata en la prueba de supercombinada.

Los españoles pudieron lograr alguna medalla más, pero se tuvieron que conformar con tres diplomas. La suerte les fue esquiva especialmente el primer día, en descenso, en el que quedaron cuartos a solo 94 centésimas del bronce. Repitieron cuarto puesto en supergigante, lograron la séptima plaza en gigante y fueron descalificados en eslalon.

Tras dieciséis años compitiendo al más alto nivel, Santacana y Galindo pondrán punto y final a su carrera en el Mundial de Suiza en 2019, en el que esperan ampliar un palmarés que también incluye diecisiete medallas en campeonatos del mundo.

La rider barcelonesa Astrid Fina llegó a Corea del Sur dispuesta a confirmar con una medalla su progresión y su objetivo se cumplió en su primera carrera, en la prueba de snowboard cross. Las únicas dos deportistas que quedaron por delante fueron las holandesas Bibian Mentel-Spee, oro, y Lisa Bunschoten, plata.

De esta forma, España celebró una medalla histórica al ser la primera del snowboard paralímpico español en unos Juegos de invierno.

En la otra prueba de snowboard, el eslalon, Astrid Fina finalizó sexta, pero se llevó un diploma de unos Juegos que difícilmente olvidará. Primero por la medalla lograda, segundo por su condición de abanderada en la ceremonia de inauguración y tercero porque en PyeongChang pudo disfrutar de estos momentos junto a su madre, Gema.

El único debutante español en estos Juegos fue Víctor González. El asturiano cumplió su sueño de estar en PyeongChang y disfrutar, junto a su madre Mari Paz y su hermana Paz, de una historia que empezó en una cama de hospital en febrero de 2015.

Víctor González, de 47 años y con una invasión medular del treinta por ciento, acusó en exceso el cansancio que le provoca su lesión. Participó en dos pruebas de snowboard y su mejor resultado fue un meritorio duodécimo puesto en cross.

Estos resultados, con "solo cuatro deportistas, se pueden considerar un éxito, pero han de servir también de aldabonazo para comenzar a trabajar en el futuro de los equipos nacionales de los deportes de invierno, con la vista puesta en Pekín 2022 y ediciones posteriores", según manifestó el Comité Paralímpico Español en un comunicado.

CLICK PARA COMENTAR

 

 
El Desmarque