Facebook Twitter Youtube
SPORT BUSINESS OLIMPISMO (Entrevista)

La 'nube' de los resultados olímpicos se controla desde España


Sábado, 18 Febrero 2017 12:25

La 'nube' que transmitirá los resultados olímpicos a partir de los próximos Juegos de Invierno de PyeongChang 2018 y los de Verano de Tokio 2020 se controlará desde España, donde la multinacional Atos tiene dos centros especializados en Madrid y Barcelona, lo que permitirá un ahorro en costes del 35%.

Miguel Ángel Moreno

El nuevo Integration Test Lab (ITL) de Atos en Madrid y el Central Technology Operations Center (CTOC) de Barcelona, que ya tuvo funciones clave durante los pasados Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, son los centros neurálgicos de esta actividad de la multinacional francesa, que a partir de la próxima cita olímpica invernal se gestionará de forma remota en la 'nube'.

Y esta 'nube' que controla los resultados de los deportistas en todas las disciplinas, no solo sus marcas sino también aspectos clave de un gran acontecimiento deportivo como las acreditaciones, el registro de voluntarios, o las aplicaciones de coordinación; se dirige desde España, donde la compañía tiene su división deportiva, que dirige Marta Sanfeliu.

"Atos es la única empresa tecnológica con una división entera dedicada a deportes, que se encuentra en España y tiene su origen en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992", explica la directora de la división centrada en grandes eventos deportivos de la firma, que tiene en la Ciudad Condal su sede principal.

A partir de la compra de la empresa española de resultados deportivos en tiempo real MSL Group en 2012, Atos puso en marcha un centro en Madrid dedicado a esta labor, que será el núcleo de los resultados en las cuatro próximas citas del olimpismo mundial.

La configuración remota de PyeongChang 2018 también se repetirá para los próximos Juegos Olímpicos y Paralímpicos que se celebrarán en Asia, los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022 y los de verano de 2024, a los que aspiran Los Ángeles (Estados Unidos), Budapest (Hungría) y París (Francia).

"A partir de PyeongChang, somos capaces de virtualizar las sedes de la competición en la nube. Habitualmente poníamos centros de datos en las sedes, ahora cambiamos la operación y el 'lab' de Madrid dará servicio a los cuatro Juegos Olímpicos que vienen. Tener la instalación en Madrid nos permite usar el mismo laboratorio en verano e invierno", añade Sanfeliu.

Tener este centro estable ayuda especialmente a las labores de prueba de sistemas, que tienen lugar a partir de dos años antes de cada cita y que utilizan campeonatos de categorías en formación para evaluar que no hay problemas. Este tipo de pruebas requerían trasladar los laboratorios de testeo, algo que gracias a este centro permanente y a la tecnología que permite que los datos estén en la Red, la 'nube', ya no será necesario.

"Hemos estimado que el ahorro de recursos para el Comité Organizador es del 35%, y a esto añadimos que incrementamos la calidad de servicio, ya que no tenemos que contratar a nuevo equipo ni cambiar el personal, es el mismo equipo", detalla la responsable de la división de grandes eventos deportivos de Atos.

El equipo del centro de la compañía en Madrid es de unas 60 personas exclusivamente centradas en los Juegos -Atos también sirve datos y otros servicios a otros juegos regionales, además de circuitos de golf y de tenis-, que se incrementará en los Juegos de verano por el mayor número de deportes; mientras que en Barcelona hay un equipo permanente de unas 150 personas.

Este paso a la 'nube', que se ha ido haciendo de forma gradual desde los Juegos de Invierno de Sochi de 2014, incluye otras tantas aplicaciones informáticas más allá de los resultados que gestiona Atos desde Barcelona y que incluyen aspectos tan sensibles como las acreditaciones, no solo de deportistas, sino de todo el personal que acude a los Juegos, del que dependen incluso los visados de entrada al país que celebra el acontecimiento.

"Los datos personales que hace falta dar, no solo de atletas sino de trabajadores, hay países que tienen ciertas reglas que hay que saber manejar en la nube, con arquitecturas adecuadas en términos de seguridad. Nosotros cubrimos toda la seguridad necesaria para el país donde se celebran los Juegos y además las políticas de seguridad europeas", comenta Sanfeliu.

"No diría que son dificultades, son cosas que hay que diseñar bien para llegar al éxito, en las que hemos tenido que trabajar un poco más", finaliza la responsable de la división de grandes acontecimientos deportivos de Atos.

CLICK PARA COMENTAR

 

 
El Desmarque