Facebook Twitter Youtube
OLIMPISMO ODEPA (Perfil)

Un voto aleja a Puello de su intento de volver a la primera fila del deporte


Miércoles, 26 Abril 2017 19:13

Un solo voto, el que obtuvo de diferencia el chileno Neven Ilic, frustró el intento del neurocirujano dominicano José Joaquín Puello de volver a la primera fila de la dirección deportiva internacional.

Natalia Arriaga

Ilic ganó este miércoles las elecciones a presidente de la Organización Deportiva Panamericana (ODEPA) por 26 votos frente a los 25 de Puello, según el recuento de la votación definitiva. Previamente había quedado eliminado el brasileño Carlos Nuzman.

Con su candidatura para presidir el olimpismo americano, Puello pretendía regresar a los puestos de mando que abandonó en 2003 con el objetivo de centrarse en su profesión, la medicina.

En ese año, el olimpismo dominicano ofreció su mejor escaparate con la organización en la capital del país de los XIV Juegos Panamericanos.

Con esa misión cumplida, la de demostrar que un país pequeño podía hacerse cargo de manera digna de una gran competición, Puello abandonó la presidencia del Comité Olímpico Dominicano, a la que había accedido en 1982, y también la de la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe (ODECABE), que había desempeñado desde 1986.

Nacido en San Juan de la Maguana en 1940, Puello estudió Medicina y diversas especialidades de la misma en Santo Domingo, Oxford, Londres o Vermont (EE.UU.). Desde 1963 practica y enseña la profesión, siempre con una vocación social, que quedó definitivamente plasmada en 2008 con la creación del Centro Cardio Neuro Oftalmológico y Transplante (Cecanot).

Puello es jefe de la unidad de Neurocirugía de este hospital, que atiende a personas que no disponen de recursos para acudir a centros privados más caros.

Compatibilizó su doble faceta profesional-deportiva en varios cargos en las comisiones médicas de ODEPA, la Asociación de Comités Olímpicos Nacionales (ACNO) y el Comité Olímpico Internacional (COI), donde siempre contó con la confianza de Juan Antonio Samaranch.

El fallecido dirigente español, que presidió el COI entre 1980 y 2001, contó con el consejo de Puello en un asunto que le preocupaba de forma particular, los potenciales peligros del boxeo.

Pese a que ello le granjeó enemistades y críticas en su propio país y en su región, donde el boxeo es un deporte muy popular, Puello se opuso frontalmente a la practica de esta disciplina por parte de los niños y se mostró partidario de limitar el número de años y de combates para los púgiles.

Las medidas de seguridad adoptadas a lo largo de los últimos años en la versión olímpica del boxeo se deben en buena medida a las recomendaciones del médico dominicano.

Puello había anunciado que, a sus 76 años, en ningún caso dejaría la medicina si accedía a la presidencia de ODEPA.

La transparencia, el apoyo al deporte de base, un mejor empleo de los recursos disponibles, la reducción de costes en la organización de los Juegos Panamericanos y el fomento de la participación femenina en la competición y en la dirección deportiva son algunos de los retos que Puello llevaba en su maletín de médico para ganar la presidencia de ODEPA. Le faltó convencer a un solo votante más.

José Joaquín Puello puede presumir de ser un personaje de novela. Atendió como médico en prácticas a Pedro Livio Cedeño, uno de los participantes en la emboscada que acabó en 1961 con la vida del dictador Rafael Leónidas Trujillo. El episodio en el que Livio Cedeño llega al hospital herido de bala y es tratado por Puello fue recogido por el premio Nobel peruano Mario Vargas Llosa en su novela 'La fiesta del chivo' (2000).

CLICK PARA COMENTAR

 

 
El Desmarque