Facebook Twitter Youtube
Éxito español con la plata en baloncesto del equipo masculino

Los Ángeles 1984: Carl Lewis reina en los nuevos Juegos económicos

Escrito por ElDesmarque

Lunes, 01 Agosto 2016 21:12
Reportar vídeo Reportar

Pulse para ampliar

Lewis hizo historia al repetir los cuatro oros de Jesse Owens.

Los Juegos Olímpicos de la XXIII Olimpiada tuvieron lugar en Los Ángeles, Estados Unidos, entre el 28 de julio y el 12 de agosto de 1984. 6.829 atletas (1.566 mujeres y 5.263 hombres) representaron a 140 países integrantes del Comité Olímpico Internacional, que compitieron en un total de 221 especialidades de 21 deportes.

Como sucediera cuatro años antes en la edición de Moscú, en la que Estados Unidos no compareció en la competición, la antigua Unión Soviética y los países del bloque comunista, salvo Rumanía, repitieron el gesto americano y llevaron a cabo el boicot a la cita de Los Ángeles, alegando falta de seguridad para sus deportistas y un uso inadecuado del evento para emplear propaganda política contraria a las naciones del este.

Ceremonia de Inauguración

Afganistán, Alemania Oriental, Angola, Bulgaria, Checoslovaquia, Corea del Norte, Cuba, Etiopía, Hungría, Irán, Laos, Libia, Mongolia, Polonia, la Unión Soviética y Vietnam no acudieron a los Juegos, además de Irán y Libia, que también rechazaron su presencia por razones políticas.

Sin embargo, hubo récord de participación y no se notaron tanto las ausencias como en la cita de Moscú, aunque el atletismo y la natación volvieron a ser las pruebas más resentidas.

 

Los Ángeles, ejemplo económico

Los de Los Ángeles fueron sin duda los Juegos de la privatización, los primeros en ser partícipes de la intervención de empresas, marcas o patrocinadores que sustituyeron al Ayuntamiento de la ciudad, lo que se vio reflejado en el coste del evento, de unos 470 millones de dólares.

Los Ángeles se convirtió en pionera al tomar partido de un nuevo sistema económico por el que obtuvo beneficios gracias a la privatización de empresas, que asumieron los gastos junto con la venta de los derechos de retransmisión

Estos conglomerados privados asumieron los gastos en lugar del presupuesto oficial por primera vez y la venta de los derechos de transmisión para los canales de televisión cubrió también gran parte de ellos.

Los Ángeles fue la primera ciudad en obtener ganancias con la acogida de la cita olímpica, y se convirtió en ejemplo para las posteriores que pasarían a ser sede.

Además, se aprovecharon gran parte de instalaciones que ya existían, por lo que el ahorro en gastos de construcción fue destacado, suponiendo un elevado beneficio económico que se emplearía en otras materias, como la ceremonia inaugural, que tuvo lugar en el Memorial Coliseum ante más de 90.000 personas, donde todo color recordó a Hollywood en un espectáculo que cerró Gina Hemphill, nieta de Jesse Owens y portadora de la antorcha olímpica.

 

Plata con sabor a oro

Pese a que la expedición española, de 180 atletas, obtuviera una medalla menos que en Moscú, las cinco que se colgaron nuestros deportistas en el país americano fueron de mayor importancia, siendo la plata del equipo masculino de baloncesto a la que más valor se le dio, por la grata sorpresa que significó para nuestro país y por la dificultad a la hora de superar rondas hasta enfrentarse en la final con la potencia norteamericana que ya olía a 'Dream Team'.

Romay y Martín, platas con España

En el primer año de la ACB, los Fernando Martín, Epi, Margall o Jiménez completaron una gesta que ya siempre quedará en nuestras memorias, una medalla de plata que solo la generación de Gasol, Rudy, Calderón y compañía logró igualar más de veinte años más tarde.

La plata del baloncesto ha sido uno de los mayores logros olímpicos del país español, que durará para siempre en la memoria por la sorpresa que supuso superar a tanta selecciones de nivel en su camino hasta la final

Selecciones como Canadá, Francia, Australia o Yuguslavia sucumbieron ante los pupilos de Antonio Díaz-Miguel, que nada pudieron hacer en la final ante Estados Unidos, que ya contaban con la presencia de Michael Jordan en sus filas.

Los otros éxitos españoles fueron el oro de Roberto Molina y Luis Doreste en vela, la única victoria, la plata de Fernando Climent y Luís María Lasúrtegui en el doble scull ligero de remo, y los bronces de la pareja Narciso Suárez y Enrique Mínguez en el C-2 500 de piragüismo, y el del atleta José Manuel Abascal en el 1.500, solo superado por los británicos Sebastian Coe, el primero en ganar dos veces la prueba, y Cram, que le adelantaron en el sprint final.

Los diplomas del equipo masculino de waterpolo, de José Marín en los 20 kilómetros marcha y de Domingo Ramón en la prueba de 3.000 obstáculos completaron la destacada actuación española en Los Ángeles, la cita que con mayor éxito nacional hasta Barcelona 1992.

Los Juegos de Carl Lewis

Fueron los Juegos de Fernando Martín, de Epi, y de Carlton Lewis. El joven atleta llegó a la ciudad norteamericana con 23 años y salió de ella con cuatro medallas de oro, dejando marcas estratosféricas de 9,99 en el 100 y de 19,8 en el 200. El 4x100, donde obró una gran remontada, y el salto de longitud cerraron un hito que solo Jesse Owens había conseguido antes que él.

Gabrielle Andersen-Scheiss sobrecogió al mundo

Nadie pudo con el Hijo del viento en Los Ángeles, pero la imagen que más impacto causó en la cita olímpica fue la de la suiza Gabrielle Andersen-Scheiss, que exhausta y deshidratada, consiguió finalizar la primera maratón femenina de la historia, en la que se impuso la estadounidense Joan Benoit. La atleta suiza completó la vuelta final en cinco minutos, con medio cuerpo paralizado por los calambres y cayendo desamayada nada más sobrepasar la línea de meta.

La imagen de Gabrielle Andersen-Scheiss cruzando la línea de meta con medio cuerpo paralizado por los calambres y cayendo desmayada al instante sobrecogió al mundo

Al igual que Benoit, otras atletas como Connie Carpenter-Phinney, el primer oro en ciclismo femenino, Mary T. Meagher, que obtuvo tres medallas de oro en natación o Mary Lou Retton, primera mujer americana en ganar una prueba individual en gimnasia, representaron el éxito del deporte femenino, aunque el nombre de Nawal El Moutawakel fue el más aclamado, al conseguir la primera medalla de oro para una mujer islámica y el deporte femenino árabe, tras imponerse en los 400 metros vallas.

En cuanto a los deportistas masculinos, además de Lewis, destacaron varios nombres como Said Aouita, oro en 5.000 metros y nuevo récord del mundo (13’05’’59), Pertti Karppinen, que venció en remo por tercera vez consecutiva o Michael Gross, nadador alemán que batió a sus rivales estadounidenses en los 200 metros libres y en los 100 mariposa.

Por lo que respecta al medallero final, al igual que la URSS cuatro años antes, Estados Unidos se impuso con total superioridad al resto de países, con 174 medallas: 83 de oro, 61 de plata y 30 de bronce. En el podio le acompañaron Rumanía, con 53, y Alemania Occidental, con 59.

Carl Lewis obtuvo cuatro oros

CLICK PARA COMENTAR

 

 
El Desmarque