Facebook Twitter Youtube
Mítica frase de la clausura en la ciudad con más Juegos

Londres 1908: "Lo importante no es ganar, sino participar"

Escrito por Javier Carbonero

Sábado, 16 Julio 2016 19:34
Reportar vídeo Reportar

Pulse para ampliar

El estadio de Estadio de White City acogió el primer desfile de la historia de los Juegos.

No hay ciudad más olímpica que Londres. O al menos en la historia moderna, nadie ha acogido tantas ediciones de los Juegos como la capital británica. Dentro del contexto de un incipiente siglo XX, la cita de 1908 será recordada por ser en la que se pronunció la mítica frase de "lo importante no es ganar, sino participar", o por ser la primera vez que el fútbol fue olímpico, o por la maratón con dos ganadores, o por aplastante triunfo en el medallero del Reino Unido, o por el primer desfile de naciones en la inauguración... Mil y una historias.

La edición de 1908 fue la primera de la tres en la que Londres acogió los Juegos Olímpicos. Más tarde repetiría en 1948 y 2012. Inicialmente era Roma la ciudad elegida para albergar la cita olímpica de 1908. Sin embargo, la erupción del Monte Vesubio en Nápoles en 1907 obligó al gobierno italiano a renunciar a los Juegos un años antes, para así centrar sus esfuerzos económicos en recuperar la devastada ciudad napolitana. Londres sustituyó como sede a Roma en 1907, tras la renuncia italiana por la erupción del Monte Vesubio, que le obligó a centrar sus esfuerzos económicos 

Londres ya iba a ser sede ese mismo año de la Exposición Franco-Británica para conmemorar la 'Entente Cordiale' firmada en 1904. Dos acontecimientos que colocaron a la capital inglesa como centro mundial aquel año. No hubo problemas de fechas y los Juegos Olímpicos de Londres de 1908, los cuartos de la era moderna, se celebraron entre el 27 de abril y el 31 de octubre.

Después de que los Juegos de París (1900) y San Luis (1904)  no terminaran de cumplir con la expectativas, se puede considerar que Londres fue la primera gran cita olímpica de verdadero lustre. Dos años antes se habían celebrado los Juegos Intercalados en Atenas, en busca de lograr el espaldarazo. Sin embargo, Londres 1908 sería el primer gran éxito.

El primer desfile de naciones, con polémica

Un total de 2008 deportistas, 37 de ellos mujeres, representaron a 22 países en Londres. Se disputaron 110 pruebas, correspondientes a 22 deportes. Los Juegos de 1908 fueron inaugurados por el rey Eduardo VII en el estadio White City. Un espectacular escenario  con capacidad para cerca de 70.000 personas que fue construido expresamente para la  ocasión. Sede posterior del Queens Park Rangers, fue derribado en 1985.

Los Juegos Olímpicos de Londres 1908 fueron los primeros para muchas cosas. Una de ellas fue el desfile de las naciones participantes. Un acontecimiento que no estuvo exento de polémica. Los irlandeses se negaron a desfilar tras la bandera británica, como los finlandeses tras la rusa. Suecia tampoco quiso desfilar. El último gesto fue el de Estados Unidos, quien no reverenció a Eduardo VII al pasar junto al rey, como se estimaba en el protocolo.

La maratón, con ayudas de los jueces y dos 'ganadores'

Uno de los grandes momentos deportivos de Londres 1908 fue su maratón. Quedará para la historia la equivocación del italiano Dorando Pietri al entrar al estadio. Exhausto tras el esfuerzo, tomó la dirección errónea. Dramáticos fueron sus últimos metros, con constantes caídas. Los propios jueces y auxiliares levantaron al corredor a diez metros de la meta y lo ayudaron a cruzarla. La reina Alejandra se conmovió del esfuerzo del italiano Dorando Pietri y acabó por regalarle una copa de oro. Pocos se acuerdan del verdadero campeón

Pietri fue el primero, pero ante las protestas de la delegación de Estados Unidos por las ayudas, fue posteriormente descalificado. El oro fue para el norteamericano Jonh J. Hayes. No terminó ahí la historia, ya que la reina Alejandra se conmovió de la escena y decidió premiar el esfuerzo del italiano y le regaló una copa de oro. Se podría decir que hubo dos campeones. 

Esa maratón también dejó para la historia la distancia definitiva con la que se compite en la actualidad. A los 42 kilómetros se le añadieron 195 metros. Ese extra viene motivado porque se quería que la prueba arrancara en el Castillo Windsor y acabara en el palco real del estadio olímpico.

"Lo importante no es ganar, sino participar"

Los Juegos Olímpicos de Londres quedarán para el recuerdo, porque en ellos se pronunció una de las frases más célebres del deporte. Sucedió en la ceremonia de clausura y la enunció Pierre de Coubertín, presidente del Comité Olímpico Internacional. "Lo importante no es ganar, sino participar", sentenció.

Pierre Coubertin pronunció la célebre frase en la ceremonia de clausura, si bien es cierto que la sentencia no era de su autoría Cierto es que la autoría no es del el barón de Coubertain. El arzobispo de Pensylvania la había pronunciado durante una misa en el preludio de los Juegos Olímpicos en la catedral de Sait Paül. El barón la escuchó y luego la elevó a la historia del olimpismo cuando la usó en la citada clausura de Londres 1908.

Dominio del Reino Unido en el medallero

A nivel global, el gran vencedor fue el Reino Unido. Los anfitriones conquistaron 146 medallas, de las que 56 fueron de oro, 51 de plata y 39 de bronce. Lejos quedaba el segundo en el medallero, Estados Unidos, que se hizo con 47. Los norteamericanos se adjudicaron 23 de oro, 12 de plata y 12 de bronce. El resto de delegaciones aparecían a mucho más distancia, como por ejemplo Suecia, tercera, con 25 metales.

La competición de casi todos los deportes tuvo una constante polémica a cuenta de los árbitros. Numerosas fueron las quejas de los países participantes, que entendían que los jueces, todos ellos británicos, barrían para casa en muchas de las decisiones. Eso sí, no evitaron la supremacía de Estados Unidos en las pruebas de atletismo. En este deporte, los estadounidenses fueron los mejores.

Fue en Londres 1908 cuando el fútbol apareció por primera vez como deporte olímpico. Reino Unido fue el primer campeón al derrotar en la final a Dinamarca por 2-0. Dentro de los 22 deportes de esta edición, se pueden citar algunos muy particulares como el bote motorizado, sólo con presencia en estos Juegos Olímpicos; el juego de palma, disciplina con raqueta; o el tiro y afloja.

Nombres propios

En cuanto a nombres propios, Londres 1908 dejó varios. Por el ejemplo el de Ray Ewry. El atleta, que ya por entonces contaba con 35 años, lograba el oro tanto en salto de altura como en longitud. Dos metales que sumaba a los seis que había conquistado entre los dos Juegos Olímpicos anteriores, los de París y San Luis. Era el primer deportista que acaparaba ocho metales en total. El norteamericano RayEwry ya había ganado seis oros en los dos anteriores Juegos Olímpicos. Con los dos de Londres alcanzó los ocho metales

También significativa fue la participación de Oscar Swahn. El tirador sueco alcanzaba el oro a los 60 años. Lo hacía en la modalidad de ciervo móvil, tanto a nivel de equipo como individual. Claro que Swahn siguió agrandando su leyenda posteriormente, ya que en Estocolmo 1912, con 64 también era oro, y en Amberes 1920, con 72 años, se colgaba la plata.

Después de más de seis meses de Juegos Olímpicos, divididos en competición de verano y otoño, se ponía punto y final a la primera cita de relumbrón en la era moderna del olimpismo. Por fin, el barón Pierre de Coubertin empezaba a plasmar lo que había soñado y a dotar a la cita de la significación que pretendía.

El vencedor de 110 metros vallas corre con una biblia en la mano

CLICK PARA COMENTAR
Noticias Recomendadas

 

 
El Desmarque