Facebook Twitter Youtube
Nurmi consiguió cinco medallas en seis días

París 1924: El éxito deportivo marca el regreso a suelo francés

Escrito por Celia Pérez

Martes, 19 Julio 2016 20:38
Reportar vídeo Reportar

Pulse para ampliar

Los juegos fueron liderados por fueron liderados por Pierre de Coubertin.

Los Juegos Olímpicos de París 1924 fueron oficialmente conocidos como los Juegos de las VII Olimpiadas y estuvieron marcados por el éxito deportivo. Tuvieron lugar en París, elegida entre Ámsterdam, Berlín, Los Ángeles, Río de Janeiro y Roma, y transcurrieron entre el 4 de mayo y el 27 de julio.

Estos Juegos Olímpicos fueron liderados por Pierre de Coubertin, que ese mismo año abandonó la presidencia del COI, y que gracias a su insistencia consiguió llevárselo a tierras galas.  El barón quería que París fuese la ciudad elegida por dos motivos: el primero porque era el trigésimo aniversario de las instauración de los juegos, y el segundo, para que París pudiera lavar la mala imagen de los juegos de 1900.

Los franceses pusieron todo su empeño en que fueran unos juegos especiales, organizados de forma que nunca antes había tenido lugar. Fruto de este esmero fue la creación de la primera Villa Olímpica, una serie de casitas de maderas fueron colocadas en los alrededores del estadio, con las que solucionaron el alojamiento de los atletas, permitiéndoles así la convivencia entre ellos.

Además, construyeron el estadio de Colombé, de 60.000 espectadores, con unos asientos bastante incómodo y sin llegar a ser estéticamente bonito. También fue construida una piscina de 50 metros. Mientras que los deportes de sala se disputaban en el Palacio de los Deportes y el ciclismo en el Velódromo Municipal. Todo esto, junto a la Villa Olímpica, hizo que estos juegos fueran un gran triunfo desde el punto de vista de la infraestructura.

El éxito de los Juegos Olímpicos de esta edición también viene acompañado por triunfo en el plano deportivo. La capital francesa acogió a más de tres mil atletas, 2.956 hombres y 136 mujeres, y estuvo marcado por nombres como el de Paavo Nurmi, Johnny Weissmüller, los hombres de la selección uruguaya o el gran debut de Argentina con seis medallas.

En París se usó por primera vez el eslogan Olímpico Citius, Altius, Fortius (Más rápidos, más alto, más fuerte), además fue la primera vez que utilizó un logo, quedando grabado en las medallas. 

Otro de los hechos que marcaron esta edición fue ser la primera en dividir los Juegos de Invierno y en Juegos de Verano. Por primera vez se realizó la semana de deportes de invierno en la ciudad de Chamonix, entre el 25 de enero y el 5 de febrero. Posteriormente serían nombradas por el COI como los I Juegos Olímpicos de Iniverno.

Las estrellas: Paavo Nurmi y Johnny Weissmüller

Entre los grandes deportistas de París 1924 se encuentra Paavo Nurmi, el atleta finlandés ganó cinco medallas de oros, de un total de siete pruebas de las que se presentó, todas ellas disputadas en seis días consecutivas. Pese a la maginitud de su esfuerzo y sacrificio, Nurmi quedó disgustado porque la federación finlandesa no le permitió participar en los 10.000 metros de pista por considerar que el esfuerzo iba a ser excesivo.

El día 8 de julio participó en la semifinal de 5.000 metros, al día siguiente en la de 1.500 metros. Ya el día 10 ganó las medalla de oro en 1.500 y 5.000, batiendo en ambas su récord olímpico. Al día siguiente participó en la semifinal de 3.000 metros por equipos, y el 12 venció en los 10.000 metros a campo traviesa. El 13 consiguió su siguiente oro en 3.000, y el quinto fue por los 10.000 a campo traviesa individuales.

El otro gran nombre de estos juegos fue el de nadador Johnny Weissmüller, que gano tres medallas de oro y una de bronce en waterpolo. Ganó al hawaiano Kahamanoku, con 59 segundo, y sumó la medalla de oro en 100 metros libre, a las que también sumo la de 400 metros libre y 4x200 metros libre. Además de la medalla de bronce que sumó con el equipo estadounidense de waterpolo.

Conocido como el 'Tarzán Olímpico' fue el gran dominador de la natación mundial durante 20 años y cuatro años después, en los Juegos Olímpicos de 1928 gana otras dos medallas de oro, consiguiendo un total de cinco. Posteriormente se dedicó al mundo cinematográfico, llegando a ser el ‘Tarzán’ preferido de los estadounidense.

El fútbol uruguayo y el polo argentino

Entre los éxitos deportivos del París 1924 cabe destacar la proeza del fútbol uruguayo, que participaba por primera vez en unos Juegos Olímpicos. Aquellos desconocidos llegaron goleando en su estreno a Yugoslavia por 0-7. En octavos de final volvieron a vencer, esta vez frente a Estados Unidos por 3-0, y más tarde también lo harían cuartos frente a Francia por 1-5.

Fue la sensación del momento y venció a Holanda 1-2 en las semifinales. Ya en la final consiguieron imponerse a Suiza por 3-0 y consagrase como campeón por primera vez.

Otro de los triunfos que no deben caer en el olvido es el buen debut de Argentina en unos Juegos Olímpicos, fue la primera oficialmente organizada por el Comité Olímpico Argentino y presentaron un total de 77 deportistas. Los argentinos consiguieron seis medallas, una de oro, tres de plata y dos de bronce.

Si en un deporte destacaron fue en el Polo, el equipo albiceleste consiguió la primera posición, imponiéndose a la gran favorita del torneo: Estados Unidos.

El Papel de España

España paso sin pena ni gloria por estos Juegos Olímpicos, en los que no consiguió ninguna medalla tras haber presentado a una delegación de 111 deportistas. La nota positiva vino de la mano de Lilí Álvarez, fue la primera mujer española en participar en unos juegos, en tenis, y llegó a alcanzar los cuartos de final.

Por su parte, William DeHart Hubbard consiguió ser el primer atleta negro en conseguir una medalla de oro, lo hizo en salto de longitud. Ellos, entre otros muchos, consiguieron teñir estos juegos de un gran nivel deportivo, donde el esfuerzo, el sacrificio y la constancia llegaron a marcar esta época.

CLICK PARA COMENTAR
Noticias Recomendadas

 

 
El Desmarque