Facebook Twitter Youtube
PYEONGCHANG 2018

Björgen y Noruega dominan un medallero en el que entró España 26 años después


Lunes, 26 Febrero 2018 09:15

Adrian R. Huber

Gangneung (Corea del Sur), 26 feb .- Marit Björgen fue la gran triunfadora de los Juegos de PyeongChang 2018, en los que ganó trofeos en todas las pruebas que afrontó (5), se convirtió en la más laureada de todo el olimpismo invernal y alzó a Noruega a lo alto de un medallero en el que entró España, 26 años después del bronce de Blanca Fernández Ochoa en el esquí alpino de Albertville (Francia).

Noruega encabezó, con 14 oros, 14 platas y 11 bronces un medallero que no se decidió hasta el triunfo de Björgen en el 30 kilómetros clásico de esquí de fondo, la última de las 102 pruebas disputadas en Corea del Sur. Donde España logró dos bronces, gracias al patinador artístico madrileño Javier Fernández y al ceutí de la federación andaluza Regino Hernández, en boardercross de snowboard.

El segundo oro de Björgen, de 37 años, que también ganó una plata y dos bronces en la XXIII cita olímpica invernal, le dio el triunfo en la clasificación de trofeos a Noruega, en detrimento de Alemania, segunda en PyeongChang, con los mismos oros, pero con cuatro platas y cuatro bronces menos (14-10-7) que la potencia nórdica. Canadá acabó tercera, con 11 oros, ocho platas y diez bronces.

Noruega basó su éxito fundamentalmente en el esquí de fondo, disciplina en la que capturó la mitad de sus oros (siete), a los que añadió cuatro medallas de plata y tres de bronce. Pero también festejó el título olímpico de otro veterano, Aksel Lund Svindal (35), en la prueba reina del esquí alpino, el descenso.

En el deporte rey invernal también brillaron el austriaco Marcel Hirscher (28) -gran dominador de los últimos años, que vino a Corea a por lo único que le faltaba, un oro olímpico, y se fue con dos; y la estadounidense Mikaela Shiffrin, que con 22 ya lo había ganado todo y que en la tercera cita invernal que albergó Asia -las otras dos sedes fueron las japonesas de Sapporo'72 y Nagano'98- se llevó un oro y una plata. Su compatriota Lindsey Vonn (33), que apuntaba más alto, se conformó con un bronce en sus últimos Juegos.

En los que se quedó boquiabierta en el supergigante, que acabó sexta, el día en el que una consumada 'rider' como la checa Ester Ledecka (22) les robó la cartera a todas las esquiadoras alpinas. Siete días después de protagonizar el gran bombazo de PyeongChang, la campeona de Praga cumplió pronósticos y ganó el gigante paralelo de snowboard. Convirtiéndose en la primera de toda la historia en ganar dos oros en dos deportes distintos en los mismos Juegos.

Bjoergen, que destronó a su compatriota el biatleta Ole Einar Björndalen ya impera en solitario en el olimpismo invernal, en el que ni hombre ni mujer igualan sus ocho oros, cuatro platas -la primera de ellas, hace 16 años en Salt Lake City (EEUU)- y siete bronces. Y Noruega, segunda hace cuatro años en Sochi, sucedió en el historial a Rusia, anfitriona de aquellos Juegos. En los que cimentó los escándalos de dopaje que dejaron fuera de esta cita a muchos de sus deportistas y que forzaron a los que sí lo hicieron a competir sin bandera y sin himno.

El Equipo de Deportistas de Rusia protagonizó otros dos positivos más durante los Juegos, en el curling mixto y en el 'bob a dos' femenino; antes de que, en las últimas dos jornadas de competición, salvaran su honra la joven Alina Zagitova, que con 15 años se convirtió en la reina del patinaje artístico; y el equipo de hockey, que, el día del cierre, derrotó a la sorprendente Alemania y volvió a anotarse un torneo olímpico desde que -como Equipo Unificado, heredero de la extinta Unión Soviética- ganase el de Albertville'92.

Una cita en la que España había capturado su última medalla, gracias a Blanca, hermana pequeña del inmortal 'Paquito'. Que sigue siendo el rey, en su condición de único campeón olímpico invernal español, en el eslalon de Sapporo. Un oro que cumplirá medio siglo en los próximos Juegos, que albergará dentro de cuatro años Pekín.

Regino y 'SuperJavi' -ambos de 26- metieron de nuevo a España en un medallero en el que, con dos bronces, acabó vigésima sexta. No es para tirar demasiados cohetes, pero puede servir de aliciente para que la federación de nieve (RFEDI), que preside May Peus; y la de hielo (RFEDH), presidida por Frank González, reciban más ayudas.

Los Juegos de PyeongChang -a cuya inauguración asistió Kim Yo Jong, hermana menor del líder norcoreano, Kim Yong Un- sirvieron para escenificar la distensión entre el Norte y el Sur de una península a la que un muy sangriento conflicto a mitad del pasado siglo dividió en dos países que, técnicamente aún siguen en guerra.

Destacaron por los avances tecnológicos (robots pululaban por muchos sitios) y por la amabilidad del anfitrión. Y, en el aspecto deportivo, aparte de los mencionados, tuvieron muchos más ganadores.

El saltador japonés Noriaki Kasai batió el primer récord en PyeongChang, el de comparecencias, al disputar sus octavos Juegos de Invierno. En los que fue testigo de cómo el polaco Kamil Stoch, que hizo 'doblete' en Sochi, revalidaba título en el trampolín grande.

A sus 45 años, el incombustible Noriaki casi podría ser el abuelo de la estadounidense Chloe Kim. Que, como no la dejaron competir hace cuatro, porque tenía sólo 13, fue paciente y ganó, en el país de sus abuelos, el 'halfpipe'. Disciplina del snowboard en la que su compatriota Shaun White (31) se apuntó -después de los de Turín'06 (Italia) y Vancouver'10 (Canadá)- su tercer oro. Lo mismo que hizo el suizo Dario Cologna, que había ganado oros en Vancouver y Sochi; y volvió a capturar título en el 15 kilómetros de esquí de fondo.

El biatleta francés Martin Foucault (29) salió con tres oros de PyeongChang, entre ellos el de 15 kilómetros salida en masa, tras cruzar meta junto al alemán Simon Schempp, creyendo que por tercera vez ganaría 'sólo' plata en esa prueba. Su compatriota Pierre Vaultier (30), a quien nadie dejó de señalar como favorito, repitió oro en boardercross, el día que Regino se hizo famoso en España.

Y el japonés Yuzuru Hanyu (23) -que comparte pista y técnico con 'SuperJavi'- se convirtió en el primero en revalidar título después de 66 años, cuando el estadounidense Dick Button (el primero en ejecutar un triple salto) repitió en Oslo'52 el oro que había capturado en los Juegos de St.Moritz (Suiza) cuatro años antes.

En Corea del Sur debutaron cuatro disciplinas en el programa olímpico, entre las que destacaron la prueba por equipos de esquí alpino, que ganó Suiza; y el 'big air' de snowboard.

En el que la austriaca Anna Gasser (26) la 'Nadia Comaneci' de los Mundiales que albergó la estación española de Sierra Nevada (Granada), el año pasado, donde ganó con la valoración máxima (100 puntos), hizo buenos los pronósticos. Y capturó el oro.

CLICK PARA COMENTAR

 

 
El Desmarque