Facebook Twitter Youtube
OLIMPISMO DOPAJE

Hiperactividad en la AMA ante la Cumbre Olímpica


Jueves, 06 Octubre 2016 14:48

La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) rebosa actividad ante la Cumbre Olímpica del día 8 y estos días ha publicado la nueva lista de sustancias prohibidas, ha presentado un proyecto junto a INTERPOL contra el tráfico de éstas y sigue con la investigación sobre el pirateo informático del que fue víctima.

Olga Martín

La hiperactividad parece la tónica en vísperas de una cita en la que se va a debatir sobre la protección de los atletas limpios y se a revisar el sistema antidopaje de la agencia, después de las diferencias que ésta, el COI y el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) tuvieron tras la acusación de dopaje de estado en Rusia hecha por el informe McLaren en vísperas de los juegos.

El informe, elaborado a petición de la AMA y cuyo contenido definitivo se publicará a finales de este mes, puso distancias entre tres partes clave en la forma de hacer frente al dopaje.

La AMA se vio obligada a dar un paso al lado al ver rechazada por el COI su petición de excluir a Rusia de Río y ahora se afana en dar publicidad a todos sus cometidos.

Hace tres días incorporó como nuevo director de Inteligencia e Investigaciones al alemán Günter Younger, alguien que formó parte de la Comisión que dentro de la AMA investigó el caso de Rusia, con experiencia en Europol e Interpol como responsable de la unidad operativa de drogas y la sección antidopaje.

Días antes celebró una reunión de su Comité Ejecutivo, que habló de "la necesidad de formar una autoridad de control independiente", idea que el COI ya propuso a finales de 2015 y de la situación de los países no cumplidores del Código como Rusia. También planteó centralizar la supervisión del programa de cumplimiento "con sanciones proporcionadas".

Esto, según la propia agencia, "incluye más fondos que garanticen auditorías periódicas y que la AMA tenga poder para imponer multas a las organizaciones no cumplidoras".

Buena parte del último Ejecutivo abordó los posibles daños que el ataque de piratas informáticos rusos ha podido causar a la propia agencia y a deportistas cuyos nombres han sido aireados por disponer de exenciones de uso terapéutico (TUEs).

Preocupada por proteger la privacidad de los atletas y por la seguridad de su sistema informático, la AMA ha publicado una serie de aclaraciones sobre estos documentos como la forma y los criterios que se aplican para su concesión.

"El programa de TUEs es una parte rigurosa y necesaria del deporte de elite, ampliamente aceptado (...) y las exenciones solo se conceden por las organizaciones antidopaje (ADOs), las federaciones internacionales, las agencias nacionales antidopaje y los organizadores de grandes acontecimientos, después de un proceso de revisión en el que tres especialistas en medicina deportiva y/o de otra especialidad relevante son quienes evalúan".

Según la AMA, se empezó a utilizar desde principios de la década de los 90 aunque los estándares internacionales para su uso se adoptaron en 2004. Las exenciones las pueden pedir todos los atletas y es necesario cumplir ciertos criterios para obtenerlas.

Entre ellos, haber tenido "problemas significativos de salud sin tomar la sustancia prohibida", que su consumo "no produzca una mejora significativa del rendimiento", que no haya otra alternativa terapéutica y que la petición "no se deba a un uso previo".

Al margen de la documentación médica que debe acompañar la solicitud de las exenciones, la AMA puede revisar las mismas. Tiene derecho a monitorizar el proceso de las concedidas por las asociaciones antidopaje y los atletas que vean sus solicitudes rechazadas pueden pedir a ésta que revise su caso.

Entre explicaciones e investigaciones encara la AMA una cumbre en la que su objetivo es demostrar que el sistema antidopaje "no está roto".

"Casi todos los días alguien de la familia olímpica aparece en los medios cuestionando que el sistema está roto. No lo está. Si lo estuviera la exposición por la AMA del dopaje sistemático y controlado por el estado en Rusia nunca se habría producido".

Es la afirmación la exesquiadora canadiense Beckie Scott, nueva responsable del Comité de Deportistas de una agencia que se siente amenazada.

CLICK PARA COMENTAR
Noticias Recomendadas

 

 
El Desmarque